La compañera envidiosa

Me ha costado mucho comprender que la envidia, los celos, y demás emociones no deseadas, existen también en las empresas, se supone que cuando ya trabajamos somos seres maduros y responsables, pero mi experiencia me dice que no es así…

Cualquier persona puede incluso ser muy madura en algunos aspectos, y no serlo en otros, sobretodo a nivel emocional, donde normalmente cojea todo el mundo. Sin darnos cuenta, nos llevamos la mochila con todos nuestros conflictos sin resolver a todas partes, incluido al trabajo.

Tengo la suerte de haber conseguido entrar a trabajar en una gran empresa, aunque también me lo he currado mucho para poder estar ahí, con un buen sueldo y otros beneficios sociales impensables para mí cuando acabé la carrera. No sé si será el trabajo de mi vida, pero cumple todos los requisitos que quiero y necesito ahora, así que me doy por satisfecha de momento.

Dado que acabo de incorporarme, todo el mundo es muy amable conmigo, muchos de mis compañeros se esfuerzan por conocerme, incluso aquellos con los que no voy a tener mucha relación, por lo menos por ahora, aunque nunca se sabe los cambios que pueden dar las cosas, incluso puedo acabar en otro departamento.

Siempre he tenido mucha facilidad para conectar con la gente, en general, así que no hay problema, además, me siento más asertiva que nunca.

Se percibe perfectamente quien me mira con curiosidad, y quien pone distancia para mostrarme claramente sus reservas, y así marcar distancia. Me parece bien, cada uno tiene su rol ya definido, y si les va bien así, pues genial.

La más simpática y complaciente, una mujer mayor que yo, con un cargo no muy relevante, pero llena de entusiasmo, es la que primero me ofrece su ayuda, por si la necesito. No es que me genere desconfianza, pero hay algo en ella que no me gusta, y mi experiencia me dice que tengo que hacer caso a mi intuición, porque no me suelo equivocar.

La primera movida viene dada porque al poco tiempo de mi entrada en la empresa, por diversas circunstancias, y sin yo intermediar para nada, me llega el regalo de un ascenso, de la mano de un alto cargo, que así lo decide, después de un trabajo complicado que yo finiquito en muy poco tiempo.

La verdad, es que no me lo espero, y me siento emocionada, ha merecido la pena tanto esfuerzo. Ha valorado mi potencial y me ha dado más responsabilidad, ¡y yo encantada!.

Pero aquí se complica la cosa con la compañera simpática, que celosa como una perra, cuando se entera del ascenso, monta en cólera, y como suele ocurrir en estos casos, saca su rabia y su furia hablando mal de mí a una persona que trabaja directamente conmigo, y éste, que se deja influenciar con bastante facilidad, sin motivo alguno contra mí, me monta un pollo de narices, y allí me deja llorando, sola en mi despacho.

Me siento tan dolida con esta gran injusticia, que hablo con mi jefe en privado, no para quejarme, sino para consolarme, espero de él que me ayude a valorar esta situación, pero cuando se lo cuento, me contesta: -tienes que ser comprensiva con ellos, llevan trabajando aquí muchos años y no han tenido ni el mínimo ascenso, tu generas mucha envidia-. Su respuesta me deja perpleja, sin palabras, ¿acaso es culpa mía?

Decido pensar que cada uno es responsable de sí mismo, y que las frustraciones las tenemos que resolver cada cual, sin volcarlas sobre los demás. Creo que lo mejor es olvidar este incidente, y que no reste alegría a mi pequeño éxito, pero aprendo la lección y me aplico el cuento sobre las miserias humanas, que siempre generan dolor, si no son adecuadamente gestionadas.

Anuncios

One thought on “La compañera envidiosa

  1. Muy buenos los dos últimos relatos que has publicado. Describes perfectamente lo que muchas mujeres vivimos. Me siento identificada perfectamente y me has ayudado a aclarar sentimientos que tenía dentro de mi. Gracia !!
    El del camarero es muy emocionante. Se me ha puesto el corazón a tope.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s