Una mujer interesante

He quedado a cenar en una terracita que está de moda en mi ciudad, con una chica que he conocido hace muy poco pero que me cae genial.

Nos conocimos en un grupo, de esos que se juntan para actividades lúdicas, y congeniamos enseguida, esa conexión que no te pasa con todo el mundo, solo con alguien especial.

Es una mujer muy interesante, con una vida apasionante, llena de experiencias para mí curiosas, llenas de fuerza y pasión. La típica persona amena, con la que no me aburro, muy viajera y especialmente sencilla, con mucha clase, y buenas maneras, y sobretodo con un gran corazón.

Disfruto de ella todo lo que puedo, pues tengo la sensación de que no encaja en mi ciudad, se le queda pequeña, tiene grandes proyectos por desarrollar, y me temo que pronto se irá muy lejos.

Lo único que le ata a este lugar, es su amante actual, que como está casado con otra, no le puede dedicar mucho tiempo, por eso quedamos bastante para salir y divertirnos.

Nos encontramos en el lugar elegido, ella guapísima como siempre, con unos zapatos preciosos que llaman especialmente mi atención, rematados con unas plumas, que le dan un aire bastante exótico, nos reímos porque siempre consigue sorprenderme.

Al terminar la cena nos vamos a otro lugar, la acompaño a buscar una chaqueta que ella se había olvidado la noche anterior en un local, donde había estado con su hombre misterioso, tomando algo.

Al llegar, recogemos la prenda, que se la tenían guardada, y me dice: -ya de estar aquí, ¿qué te parece si nos tomamos algo?- acepté, así que nos acercamos a la barra a pedir, y de pronto aparece … Un hombre espectacular, que ni siquiera va vestido de camarero, pero que está dispuesto a servirnos… lo que sea, y nos pregunta qué queremos, y contestamos embobadas.

Con máxima eficiencia aparece de nuevo, con todo preparado, ¡una delicia!, mi amiga dice: -invito yo-, y al pagar, escribe en el mismo billete, su número de teléfono, con toda la calma del mundo, sin importarle que la miráramos los dos.

Yo, muy cortada, y el otro impasible, imagino que está acostumbrado a estas cosas y le parece todo normal. Cuando de nuevo nos quedamos solas, pues el se va a sus tareas, mi amiga me confiesa que ha roto con su amante, que ya no soporta más la espera, necesita un hombre con entrega total hacia ella. Y me cuenta que pronto se irá.

¡Ahora  lo entiendo todo!, me estaba pareciendo extraña su actitud, pues ella es fiel hasta la médula, y no le gusta jugar con nadie. Tiene las cosas claras y actúa en consecuencia. No sabía como contármelo, la comprendo.

Decido irme a casa, que ya es tarde, y ella finalmente sí tiene plan con el nuevo, me alegro mucho por ella, se merece algún escarceo, desintoxicarse de tanto dolor y tener una aventura, antes de partir a otro país, como tiene pensado.

Te deseo lo mejor, querida amiga, espero que encuentres lo que buscas en ese otro lugar, siempre tendré un buen recuerdo de nuestra amistad, he aprendido mucho contigo. Te recordaré como la aventurera que hasta ahora yo no he podido ser.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s