La libertad

Desde siempre he sido bastante rebelde, aceptando normas que me parecen justas, pero pasando, dentro de lo que puedo, de las que me parecen crueles. Bajo mi criterio, claro está.

Quizás esté equivocada, pero yo lo veo así en este momento, aunque no descarto cambiar de idea si lo creo conveniente. Y no porque sea una veleta, sino porque la propia inercia de la evolución humana así lo defiende.

Creo que es importante replantearnos nuestras creencias, del tipo que sean, de vez en cuando. Y así podremos confirmar si seguimos pensando igual o quizás ha cambiado algo, pues a veces por “simple costumbre”, elegimos el camino conocido porque nos resulta más cómodo. ¿Para qué voy a cambiar?.

No quiero en mi vida rigideces, que bastante complicado es todo como para enredar las cosas más, salpicando a los demás con los miedos que llevamos escondidos, y que todavía no hemos aprendido a manejar.

A veces en nuestro entorno, intentamos y provocamos que otros tengan las mismas ideas que nosotros, y defendemos a capa y espada lo que creemos verdadero. Sin escuchar lo que ellos quieren decirnos, su opinión, que seguro es tan válida como la que más.

Lo que está claro es que no hay una sola forma de hacer y ver las cosas, aunque parezca que la nuestra es la mejor, el tiempo dirá… pero el estar abiertos a otra opción nos convierte directamente en personas flexibles y nos añade una riqueza de carácter y personalidad.

La cuestión es: ¿Estamos dispuestos a seguir aprendiendo?, o por el contrario buscamos justificaciones tales como ya soy mayor, ahora no es el momento,  y un largo etc. Dejando pasar el tiempo en nuestra contra, pues pasarán los años y seguiremos igual.

Lo que de verdad nos mantiene vivos y con entusiasmo es no quedarnos obsoletos, dejar que nuestra mente avance y encuentre nuevos recovecos. Las metas que nos proponemos, se cumplirán o no, pero nos mantienen despiertos e ilusionados hasta el final.

La verdadera libertad para mí, procede del interior. Y no me la dan los demás, sino que me la doy yo. Quizás lo haga mejor o peor, dependiendo del momento, pero quien no comete errores tampoco aprende valores, y esto es en lo que yo me reafirmo y creo. Por lo menos por ahora… y con el tiempo ya veremos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s