Difícil situación

Cierto día, charlando con mi pareja, decidimos irnos al cine un día de diario. Acaban de estrenar una película que nos atrae, y nos dejamos el hueco en la agenda para tal evento y salir un poco de la rutina.

Él comenta que pasa a recogerme al trabajo en su coche, pues no nos queda muy cerca donde está en cartelera la película, y que tenemos que desplazarnos a un centro comercial.

Así que a la hora prevista, nos vamos los dos, charlando de nuestras cosas, para aprovechar el tiempo. Hay decisiones pendientes que tenemos que tomar respecto al fin de semana siguiente.

En el mismo momento en el que nos vemos, me comenta que no se encuentra muy bien desde hace un rato, que se siente “un poco raro” para ser más exactos. Yo no entiendo muy bien esta expresión, y siempre me río un poco de él, pues la utiliza cuando no sabe describir lo que le pasa. También le increpo que me explique el porqué quedamos en estas condiciones para ir al cine, pues mejor estaría descansando un rato en casa, para recuperarse.

Pero él no le da ninguna importancia y seguimos en dirección al cine, que es nuestro objetivo. Todavía a esta hora hace calor, y lleva las gafas puestas para contener el reflejo del sol y conducir mejor. Mientras, aprovecho para ir relajándome un poco, estirando las cervicales y lo que puedo. Pero de pronto me dice: – ¡No veo nada, me he quedado sin visión!, así, sin más… – No te lo he dicho antes para no preocuparte -.

Se me queda la cara blanca, y le miro perpleja, claro, que sólo me encuentro con el reflejo de sus gafas. El sigue sin soltar el volante, pero ni siquiera ve bien las rayas pintadas de la carretera en cuestión. ¡Le ha dado la jaqueca con aura!, que ya le ha ocurrido otras veces, pero no en una situación tan drástica.

Este tipo de dolencia te puede producir, de repente, visión doble e incluso ceguera temporal debido a la compresión del nervio óptico. Pero sólo se trata de un aviso del siguiente paso, un tremendo dolor de cabeza, que puede durar incluso días, dependiendo de los casos. Y el que la sufre, tiene que estar en una habitación a oscuras, sin poder moverse.

Dado que no podemos detenernos, debido a que donde nos encontramos no hay arcén, y es un lugar muy peligroso, no se le ocurre otra cosa que decirme que haga de guía, y que le vaya contando por donde tiene que seguir, hasta llegar a algún lugar donde pueda soltar el coche, y poder seguir yo conduciendo.

Menos mal, que tengo la suerte de ser muy tranquila. Hasta creo que en las situaciones muy difíciles, soy de esas personas que se superan, aunque por dentro esté con mucho miedo, éste no domina mis nervios. Por supuesto ni grito, ni monto ningún lío, le sigo indicando hasta la siguiente salida, con una gran curva, en la que le ayudo como puedo con el volante desde mi sitio, por la tremenda dificultad que entraña dicho tramo.

Ya por fin, después de este rato tan malo, en el que parece que el tiempo se ha detenido, podemos parar, y entonces sí, nos relajamos, resoplando los dos a la vez, soltando toda la angustia retenida durante tan duro trayecto.

¡Vaya susto nos hemos llevado!, qué sensación de impotencia más extraña. Te ves acorralado en una situación tan dura y peligrosa, de repente, en la que sólo piensas en como sobrevivir, nada más.

Solo una idea, invade mi mente, ¿qué hubiera ocurrido si hubiera ido el sólo en estas circunstancias?, ¿cuántas personas habrán tenido accidentes por este tipo u otro de dolencias físicas que de pronto aparecen?. No me lo puedo ni imaginar…

Prefiero no pensarlo, así que, me siento en el lado del conductor, y es cuando me doy cuenta de que voy con un zapato de tacón bastante alto. Zapato inadecuado con el que nunca he sido capaz de conducir. ¡Vaya tarde!, nos pasa de todo. Así que prefiero hacerlo descalza, que se me da mejor y me siento más segura.

Por supuesto, abandonamos nuestro objetivo y nos volvemos a casa. Nada más llegar a nuestro hogar, y con un tremendo dolor de cabeza, dentro del proceso normal de la dolencia, pero más tranquilo después del susto, se aplica un remedio natural que le sienta muy bien, con el que se recupera bastante rápido, y que ha sido un gran descubrimiento para nosotros, pues es lo único que le elimina este dolor en poco tiempo.

Una  vez todo en calma, ni siquiera pensamos en que nuestros planes se han ido al traste, todo lo contrario, lo único que acertamos a decir, es: – ¡que suerte hemos tenido! -, pues nos podía haber ocurrido cualquier barbaridad, así que, en vez de estar cabreados, nos sentimos agradecidos, por estar aquí, sanos y a salvo. Pedimos algo de cena, y tan contentos de estar en casa y juntos, después de vivir tamaña experiencia.

Normalmente no pensamos lo afortunados que somos, hasta que un día pasa algo que puede cambiarlo todo. Son momentos cruciales, en los que nos jugamos la vida, y que nos hace sentir más vulnerables. Conectamos con la realidad de la naturaleza humana en la que nunca sabemos cuando partiremos de este mundo, cuando terminará nuestro tiempo aquí, en la Tierra.

Luego, se nos olvida de nuevo, se nos pasa el susto, y seguimos igual normalmente. Sin valorar el tiempo. Que es lo más valioso que tenemos. Un tiempo determinado para vivir una vida.

Anuncios

One thought on “Difícil situación

  1. Una excelente ocasión para aprender a relativizar, tal como nos resumes. Tengo un amigo que padece algo parecido, Mal de Horton, creo que se llama, cuando le da le dura varios días y solo le alivia el oxígeno, por desgracias le pillo en un viaje a París que hice por motivos de trabajo y en el que me acompañó, un lujo porque es catedrático de Historia y aun en su estado fue capaz de recrearme un viaje que sin él hubiese sido de lo más normal
    (por cierto, los tacones y conducir descalzo, ambas acciones prohibidas, creo recordar, así que en efecto, fuisteis afortunados)

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s