El secreto de la belleza

¿Quién te ha dicho que la belleza es perfecta?, quizás la verdadera belleza esté contenida en la profunda imperfección de ser lo que uno es, sin estar sujeto a ningún parámetro definido por alguien que en algún momento describió como tenías que ser.

Parece “normal” que confiemos siempre en las concienzudas estadísticas e informes llevados a cabo por sabios investigadores, sin plantearnos ninguna duda al respecto. Un equipo en algún país ha realizado un estudio y nos lo creemos a pies juntillas. Incluso damos más fuerza a los estudios realizados en determinados países que consideramos más fuertes y consistentes.

Pero al cabo de un tiempo lo que suele suceder, es que sale otra estadística o informe que curiosamente contradice a la primera, y ahí es cuando ya te tienes que plantear el seguir creyendo todo lo que te cuentan o, por el contrario, decidirte de una vez a investigar por ti mismo.

Hay que tener en cuenta, que hay dos tipos de investigación, la interna y la externa.

A nivel externo, existen millones de datos, que lejos de aclararnos nada, quizás tienen el efecto contrario, generando más confusión a nivel mental que otra cosa, llegando a un punto en el que ya uno no sabe en qué creer, debido sobretodo a la gran contradicción e incoherencia en la que se basa la información actual.

A nivel interno, descubrir con qué estás de acuerdo, qué piensas realmente de dicha cuestión, sería lo interesante. Pero para ello, el nivel de confianza en uno mismo tiene que estar a la altura, pues no es fácil llegar al punto de mirar hacia dentro y confiar en tu intuición, y sin ningún tipo de garantía externa ver con qué conectas tú, con qué resuenas.

En un momento dado, parece que ves la luz, y te inclinas a pensar que has dado con la solución. Pero el tiempo te pone en tu sitio de nuevo más adelante, y aquella solución que te pareció estupenda, hoy vuelve a ser un nuevo problema, una nueva duda. ¿Será esto pura evolución?.

Nos dejamos arrastrar normalmente por la mayoría, si todos van hacia abajo será que tienen razón, ¿no?, ¿cómo voy a ir al revés del mundo?. Sientes miedo a ser juzgado y criticado duramente por esta especie de rebelión absurda. ¿No es más cómodo hacer, pensar y actuar como la gran mayoría?. ¿Porqué te vas a complicar la vida?.

En un momento dado alguien se decide a dar el salto, y es capaz de hacer lo que los demás no hacen, seguir su instinto y tomar su propio camino sin brújula. Son muchos los que deciden ni siquiera mirarle, sin prestarle la mínima atención. Quizás si le observaran, sentirían el cruel remordimiento de no haber hecho nada por sí mismos, de seguir atrapados en el circulo vicioso en el que se encuentran, sin encontrar salida a su sentimientos contenidos, a sus depresiones, a la falta de ilusión por su vida.

Tratamos de convencernos de que no pasa nada, que todo está bien en nuestra realidad. Pero el sufrimiento nos atrapa sin piedad cuando no somos fieles a nosotros mismos. Queramos ocultarlo o no, ahí está, y es tan evidente, que se nota en la distancia.

Nos distraemos con multitud de actividades diarias para no sentirnos, para no percibir como estamos realmente, embarcados y arrastrados por la ola de estrés que nos maneja cada día, haciéndonos cada vez más insensibles, creando cada vez más corazas de protección para no sentir dolor alguno. Pero, ¿de qué nos protegemos tanto?.

Quizás la respuesta a esta pregunta sea que nos protegemos de nosotros mismos. Ya no sabemos quien somos en realidad, y eso hace que estemos bastante desorientados. Es como haber perdido el timón de nuestro barco, y abandonarnos a las corrientes marinas, al viento, a las circunstancias externas, que nos manejan sin piedad mientras vamos a la deriva.

Lo peor quizás sea la idea que tenemos de nosotros mismos. Normalmente, nos vemos incluso bastante mejor de lo que estamos. Para sobrevivir necesitamos tener una realidad creada a conciencia, con tanto detalle que nos convenza a nosotros mismos y a los demás. -Estoy bien, todo va bien…- Intentamos convencernos continuamente de que hemos conseguido una vida aceptable dentro de los parámetros normales de la sociedad en la que vivimos. ¿Para qué me voy a plantear nada más?.

Pero la realidad es que en general falta intensidad en tu vida, falta amor, alegría y paz. La verdadera plenitud de tu belleza está ahí, en tu interior, esa es tu gran verdad. Puede que esté tan escondida que no la veas ahora, pero si buscas, si te centras en este camino de forma consciente la encontrarás.  Te puedo asegurar que, entonces, el camino recorrido habrá merecido la pena. 

Anuncios

18 thoughts on “El secreto de la belleza

  1. Me encanto’ esta entrada , por lo que dices y por la claridad con que lo dices ….
    Mi limitado castellano me impide expresar plenamente mi participación a tus pensamientos, recomiendo este artículo a quienquiera , es muy inteligente y…útil..
    …. todo el mundo va de prisa por miedo de tener tiempo para pensar…
    Sin saber que el viaje dentro de uno mismo , (que puede ocupar toda una vida) , es el mejor”turismo”practicable…
    Habría que sujetivisar ( palabra que invente’ yo?..) todo lo que vemos y escuchamos para que salga nuestra verdadera esencia…
    Bueno , un millón de gracias mas…..,
    A.

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias por tus palabras, y que sepas que tu castellano es bastante bueno!. Me hace muy feliz el saber que otras personas como tu conectan con mis sentimientos más profundos, expresados a medida que van fluyendo día a día en cada publicación.
      Feliz viaje para ti, que lo disfrutes mucho!. Un abrazo

      Le gusta a 1 persona

  2. Muy buen post, esa investigación interna es la que nos orienta, ese rompecabezas propio que cada quién arma a su gusto (si se toma la molestia), ese ir contra la corriente si no estás de acuerdo con la mayoría, creo que definitivamente, vale la pena.
    Abrazo de luz

    Le gusta a 3 personas

  3. Y pensar que hay gente que habrá visto medio mundo y no conocen apenas los rincones de su interior…

    Fantástica reflexión. El mensaje es muy bueno y el desarrollo me ha gustado especialmente. Escribes muy bien.

    ¡Gracias, Anita, por darme la oportunidad de descubrir tu sentir y tu pensamiento!

    Me llamo Carlos. Te sigo. Nos leemos 😉

    Le gusta a 2 personas

  4. ‘Nos distraemos con multitud de actividades diarias para no sentirnos, para no percibir como estamos realmente, embarcados y arrastrados por la ola de estrés que nos maneja cada día’ … Totalmente. Justo ayer pensaba en la cantidad de personas que no saben estar solas. A veces, ni siquiera unos días, un día, una tarde. No saben estar consigo mismos, necesitan de otra persona porque en realidad temen encontrarse con quién no quieren y llevarse una sorpresa. Que triste, que te incomode tu propia compañía… Y que importante que nos armemos de valor para encontrarnos a nosotros mismos, sólo así podremos disfrutar en realidad de lo que nos rodea.
    Puede asustar la idea en un principio, pero es fundamental. Y como dices, falta amor, alegría y paz. Este mundo desamorado y el ritmo de vida frenético del primer mundo no deja lugar para lo importante. Vamos tras cosas que no necesitamos para sentirnos realizados y nos olvidamos de nosotros mismos, de nuestro ser interior. Muy buena reflexión 🙂 Saludos.

    Le gusta a 3 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s