Un rayo de luz

La noche se presenta oscura y álgida,
con lágrimas avanzo por el espacio vacío,
sin nadie que sostenga mi sufrido cuerpo,
alejada de lo más bello y profundo de mi.

El dolor viaja por mis frágiles venas,
al compás del latido de mi corazón,
sin fuerza para lamentaciones absurdas,
atrás quedaron sus consecuencias.

Envuelta en el túnel de la soledad eterna,
sin respirar viejos recuerdos de nadie,
un alma perdida, hundida en la trampa,
de quien todavía tiembla de emoción.

Nostalgia rescatada de la memoria,
apagada por los cuervos ensombrecidos,
que rodean mi vida todavía escondida,
en su natural estado de letargo artificial.

Paso a paso salgo de las siniestras tinieblas,
que me arrojan hacia un mundo desconocido,
donde puedo encontrar el lugar elegido,
para la paz que buscaba sin saberlo.

Ya no hay regreso al pasado inexistente,
sin remedio me impregno del momento,
una lúcida visión me toca un segundo,
abriendo mis canales a la gran verdad.

Ya no hay límites en mi conciencia reciente,
ni lastres viejos boicoteando mi futuro,
las emociones me recuerdan el orden,
del nuevo mundo asentado en la luz.

Anuncios

10 thoughts on “Un rayo de luz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s