El laberinto

Creemos que controlamos nuestra vida, pero la mayor parte de las veces, lo que ocurre, es que el tiempo nos demuestra que “el control”, no sirve para nada, y entonces es cuando el miedo nos invade sobremanera.

En mi opinión, la vida puede representarse como un laberinto, sintiéndonos más libres unas veces y más atados otras a nuestros propios patrones, que nos limitan sin saberlo, en la búsqueda eterna de encontrar una salida, ésa que nos ayude a hallar la verdadera felicidad.

Quizás el camino parece sencillo, cuando tratamos de buscar el modo de cumplir nuestros objetivos, aquellos que se supone que necesitamos para encontrar la paz. Pero aún suponiendo que los consigamos, lo más seguro que ya no nos sirvan, y continuamos en la búsqueda permanente, tratando de encontrar nuevos senderos que nos iluminen.

Podemos sentirnos bloqueados, y la mejor opción, en vez de ponernos más nerviosos, puede ser intentar relajarnos, permitirnos quedarnos con nosotros mismos, sin críticas de ningún tipo, solo comprendernos y aceptarnos como somos y estamos.

Normalmente buscamos quien nos aconseje, ¿me puedes ayudar a encontrar la verdad?, pero no somos conscientes de que en realidad sólo podría guiarnos quien ya ha salido ileso y triunfador de tal pericia, que son unos pocos, y que como todo lo grande en el mundo, ni es fácil ni se hace de forma rápida, pues esta sabiduría se va construyendo con el trabajo constante sobre uno mismo, a lo largo del tiempo, cada cual el que necesite.

¿Hacia donde giramos en este momento?, nunca se sabe… cualquier decisión puede ser ventajosa o todo lo contrario, complicándonos de esta manera bastante las cosas en el mundo de las oportunidades. A veces el camino que parece más simple, es el más complicado, y así andamos bastante confusos y perdidos dando vueltas aparentemente absurdas pero a la vez útiles en nuestro propio proceso.

Partimos de la base de que toda experiencia vivida tiene su enseñanza, pero hay que conseguir ver con claridad ese mensaje, que nos ayudará mucho en no seguir cometiendo siempre los mismos errores, una y otra vez, paralizando de esta manera el aprendizaje.

Hemos olvidado, en general, conectar con nuestra verdadera intuición. Dejándonos llevar por ella, sin ningún tipo de cortapisa, sin miedo al fracaso y confiando en nuestro verdadero poder, del cual hacemos uso libremente, para llegar a buen fin y tocar la puerta adecuada para nosotros en este momento.

Se nos olvida jugar. En cuanto tenemos un reto delante nos volvemos competitivos, pero no con nosotros mismos, sino con los demás. El disfrute que impregna el juego es realmente lo interesante de la cuestión, pues nos devuelve la frescura del niño que fuimos y nos alarga el interés por la vida en general.

La ilusión que ponemos en cada empeño, nos augura el resultado final. Pues el placer de disfrutar plenamente de algo, es lo que nos da “la gracia”, para conseguirlo todo de forma fácil y sencilla, sin sufrimiento, dejando de empujar con lucha constante.

Anuncios

11 thoughts on “El laberinto

  1. NO sé….hoy todo está raro pero va cobrando el sentido…. Creo que soy yo guiándome por mi intuición y no lo hacía desde hacía tiempo….Y creo que ahora voy a acertar más siendo coherente conmigo Un abrazo. Me ha encantado tu reflexión. Buenas noches.

    Le gusta a 1 persona

  2. Vivir los sueños es difícil, lograrlos más aún. Creo que mirar con detenimiento a nuestro alrededor, sirve más que cualquier consejo.
    Dices de la frescura, del juego, volver aunque sea en las pausas al niño que llevamos dentro. Hermosa reflexión.
    Abrazos..,

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s