Lágrimas de amor

Las lágrimas nos ayudan a depurar el alma, me dijo una vez un anciano, y a mí me llegó tan dentro, que desde entonces no soy capaz de reprimirlas cuando surgen, en cualquier momento de mi vida por muy vulnerable que parezca.

Photo by Luis Galvez on Unsplash

Nos acompañan siempre, a veces, cuando estoy acongojada, me asusta el hecho de pensar que pueden ser agotables, y no poder recurrir a ellas, me descoloca, pues esa forma liberadora de soltar cualquier emoción, me ayuda soberanamente a expresar quien soy.

Tenemos la idea de que lloramos siempre de pena, pero realmente no es así, y muchas son las veces que el amor nos emociona, y vaciamos esas perlas directamente desde el corazón, sin poder evitarlo, aunque no seamos muy conscientes de lo que nos ocurre.

Nos permitimos, normalmente, de forma puntual, abandonar el control, las rigideces, las protecciones de las que nos hemos armado, para dejarnos simplemente sentir, sin buscar nada a cambio, para reencontrarnos con lo auténtico que poseemos, nuestros sentimientos.

Necesitamos abrirnos a cada experiencia con confianza, dejándonos llevar por la emociones que nos invaden en cada momento, entregándonos a ellas sin miedo, creando así un espacio de bienestar lleno de plenitud.

Una vez conocí a una niña cuyas lágrimas eran las más bellas que te puedas imaginar. Recuerdo perfectamente, aunque ha pasado mucho tiempo, que eran de un grosor espectacular. Brotaban espontáneamente, como una preciosa perla de sus bellos ojos, de una forma tan especial,  que yo me quedaba embobada mirándola, sorprendida por el misterio de su naturaleza. Me daban ganas de recoger entre mis dedos esa maravilla, pues pensaba que eran tan especiales, que contenían alguna esencia que quería detectar. Lloraba con libertad, dejándose llevar por la emoción, y me inspiraba tanta ternura que esta experiencia se ha quedado grabada en mi corazón.

Cuantas sensaciones callamos para no escucharnos, ocultando lo más bello que nos puede surgir, intentando convencernos de que no nos lo merecemos, mejor mantenernos en la frialdad de la roca en la que con el tiempo nos convertimos.

La realidad es dura para todos, cada cual con sus dificultades, escondiendo tras la pose creada, la parte más valiosa de nosotros mismos, sin darnos cuenta de que la elección del camino tomado es nuestra, ahí está la gracia del día a día. Debemos ser conscientes de nuestro propio poder, el que nos eleva a lo más sublime, mostrándonos los secretos más olvidados.

Las lágrimas son fuente de vida, nos conectan con lo más íntimo de nosotros mismos- Pueden ser de rabia, de dolor, de decepción o cualquier otra emoción que nos surja, pero siempre tendremos el poder de transformarlas en puro amor generoso hacia todo lo que nos rodea. Incluso puede haber una última lágrima en el umbral de la muerte, aquella que quedó escondida para un momento tan íntimo, despidiéndonos así del mundo, con un regalo tan especial. De cualquier manera, expresan lo que somos, como estamos y hacia donde vamos, su existencia es perfecta, y cada lágrima lleva nuestro nombre escrito, encapsulando así la esencia de nuestra alma.

Anuncios

20 respuestas a “Lágrimas de amor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s