Recuperando la ilusión

Recorrió la plaza de aquel pueblo envuelta en viejos recuerdos, descubriendo en cada esquina sensaciones olvidadas de cuando era niña.

Buscó algún rincón donde podría haber escondido lo más preciado para ella, pero después de tantos años, no recordaba con detalle lo sucedido aquel día, sólo la emoción del terrible miedo que sintió en su momento la embargaba, y se dio cuenta, de que se había quedado congelada en su corazón a lo largo del tiempo.

No había servido de nada huir muy lejos tantos años, porque sabía que seguía perteneciendo a aquel lugar, ahora tocaba enfrentarse a la realidad, recoger los pedazos de su alma, y hacer lo que fuera necesario para dejarse renacer a una nueva vida.

Y fue en ese instante, cuando comprendió, que sólo el valor de enfrentarse a sus demonios, esos a los que nunca quiso volver a mirar, resolvería para siempre el conflicto interno que la había envuelto en una tristeza tan oscura, que le había servido de refugio para pasar mucho tiempo desapercibida.

Su mirada se iluminó, por fin comprendió que los límites se los había puesto ella misma, y que ahora era libre, para llenar su espacio interno de todo aquello que le aportara felicidad. Ya no volvió a sentir miedo, sabía que podía construir su propio destino sin tener en cuenta ya su pasado.

Pasó el tiempo y comprendió que es necesario curar las heridas para estar a salvo de todo mal. Que lo más importante es la opinión que uno tiene de sí mismo, porque lo que piensas sobre ti a nivel profundo, eso es lo que creará tu realidad.

18 respuestas a “Recuperando la ilusión

  1. Cierto, Anita; Los límites se los pone uno mismo, sin complejos; y hay que superarlos para sentirse y ser libre, sin importar lo que los demás piensen, para llenar el espacio interno de todo aquello que aporta felicidad… Y así ya no se volverá a sentir miedo porque se supera y se sabe construir el propio destino sin tener en cuenta ya el pasado, porque el pasado… pasado está; y porque lo que se piensa sobre uno a nivel profundo, eso es lo que creará la propia realidad.
    Buena reflexión, Anita.
    Un abrazo y buen fin de semana.

    Le gusta a 2 personas

  2. Mucho que aprender de tus palabras. Tu reflexión. Es difícil a veces tomar decisiones y mas cuando está involucradas personas que amamos pero que nos hacen ser a su manera. Y nos olvidamos de la nuestra. Y es necesario poner ciertos limites a eso pues llega a ser tedioso. Y sin duda nos sentimos viviendo la vida de alguien más.

    Gracias Anita.
    Un abrazote mi niña.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s