El valor de creer

Desde niña, busqué mi espacio particular, donde creer que todo en mi vida era posible. Lo llené de colores, alegría y bienestar, para reforzar así mis deseos más ocultos.

Con pinceles de plumas exóticas dibujé animales mágicos que me guiaban por los caminos de la sabiduría, y si alguna vez sentí soledad, yo misma me cosía una alas preciosas, con las que poder seguir explorando este mundo, comenzando cada día una nueva historia.

En ocasiones me sentía perdida, sin saber como continuar, pero siempre encontraba alguna señal que me llevaba de nuevo a este hogar. En este paraje increíble no había espacio para la tristeza, porque cuando ésta aparecía, algo mágico se me ocurría llenándolo todo de paz.

Nunca he perdido este lugar. Han pasado los años y ahora es aún más bello y más especial. Allí anidan todos mis sueños, hasta que puedan volar. Sólo existen los sentimientos puros, que me llevan a navegar por rincones ocultos que quiero caminar. Para encontrarme a mi misma, si cabe, aún más…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s