La Tristeza

Cuando siento su peso en el aire,
me cuesta respirar,
cuando oprime mi corazón,
no puedo imaginar.
Nadie me puede ahora salvar,
sólo yo, decido seguir,
nada me puede hacer daño ya,
ahora puedo elegir.
Mi alma aún protege mi vida,
aquí estoy para dar,
aquello que me fue entregado,
como regalo, sin más.

8 respuestas a “La Tristeza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s