La confianza

La confianza se gana, y con amor se paga. Cuando en tu vida has creado bienestar y armonía, compartiendo generosamente con los demás, sin pretenderlo, desbordas confianza.

No todo el mundo está dispuesto a entregar confianza, casi siempre por miedo, que todo lo retrasa; pero la mayoría la exige para equilibrar la balanza; cosas raras que hacemos los humanos, que en la incoherencia nos movemos, con paso firme y atrevido, para no perder la práctica…

A veces tenemos la suerte de conocer a alguien, y al momento sentimos su magia, nos transmite algo especial, y entendemos de qué habla, casi sin palabras. Sentimos esa intimidad que nos hace vulnerables, a la vez que especiales sin saber muy bien porqué. Y el corazón se nos alegra, al sentirnos comprendidos por otro ser igual.

Con otros sentimos pereza, y cerramos nuestras alas, tratamos de evitarlos para no sentirnos mal, y buscamos a nuestros imanes, compañeros de vida, con los que volar. No queremos experiencias banales que nos dejan vacíos, porque somos tan diferentes que nada fluye, sólo puede existir una fútil amistad.

Al final, la confianza en nosotros mismos es la que de verdad cuenta, nos hace sentir fuertes y libres, nos inspira en la vida, nos da el valor suficiente para abrir nuestra coraza y entregarle al mundo lo que somos. Nos ayuda a continuar avanzando en momentos difíciles, y nos hace humildes en los felices…

Foto de lalesh aldarwish en Pexels

8 comentarios sobre “La confianza

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s