La esencia

Nada es más fuerte que la energía del corazón, la esencia de lo que nos hemos traído a este mundo, lo que de verdad somos, y lo que nos llevaremos cuando toque irse al otro lado.

Cuando tenemos cerrado el corazón, es porque nos han enseñado a protegernos, a tener miedo a casi todo, hasta de nosotros mismos, a desconfiar de cualquier cosa o persona, y esto nos hace débiles, porque el miedo nos atenaza, y nos genera inseguridad.

Quizás haya algún interés en conseguir que la sociedad entre en una sumisión reverente, para que así necesitemos que nos indiquen el camino hacia una vida controlada en la que seguimos todos los cánones establecidos.

La verdadera libertad está en tu corazón, y nadie te la puede robar, porque sólo tú tienes la llave de acceso. El camino es vencer tus miedos, cuando conectas con tu latido puedes realmente volar, es decir, ser tu mismo y aportar aquello que te hace un ser especial y único.

Podemos negar la evidencia, auto-convencernos de que para poder vivir mejor la vida es indispensable sumergirse en el mar de la superficialidad y la esclavitud, callando cada día a esa voz interior que nos grita que seamos fieles a nosotros mismos.

No sé si ya te habrás dado cuenta de que nadie puede ayudarte a encontrar tu propio destino. No busques sucedáneos que endurezcan tu corazón, ni caminos cortos que por suponer menos esfuerzo no te lleven a ninguna parte, porque habrás perdido el tiempo inútilmente. Busca en tu interior, y haz el esfuerzo necesario para encontrar aquello que has venido a aportar, sea lo que sea, para que algún día, puedas mirarte a los ojos con dignidad y seas capaz de amar con todas tus fuerzas a la persona en la que te has convertido.

Sólo así, habrás conseguido tu máximo propósito, abrir tu corazón y compartirlo incondicionalmente con otros seres humanos. Sin ningún tipo de reserva, desprendiéndote de la parte más íntima que posees, y ofreciendo el más bello regalo al mundo, tu esencia.

Anuncios

6 respuestas a “La esencia

  1. Con el paso de los años, se hace un poco más fácil discernir lo verdadero de lo falso, tanto en lo que respecta a la interioridad personal como en lo relativo al entorno que nos rodea. Puedes incluso entender, compasivamente, las razones de las mentiras y manipulaciones que te rodean. Supongo que todo tiene un sentido en este mundo. Pero la razón pura de nuestra esencia personal, esa que seguramente ya se insinuó en la infancia o la primera juventud, esa es imposible de rechazar, de desoir. Nada se hace más agradable que seguir la llamada de tu inspiración, tu destino o tu gracia, cada uno puede darle su nombre. Se sabe porque, aunque costosa, proporciona una felicidad indescriptible, que nace de tí y se vierte en los demás. Es una luz, tu propia luz. Gracias por tus palabras, Anita.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s